viernes, 23 de abril de 2010

Caponata siciliana

Me comentaba mi gran amiga Nata qué contenido iba a tener este blog. No tengo ni idea. No creo que vaya a ser un cuaderno de bitácora clásico. Hablaré de lo que se me ocurra y me pueda parecer de interés para los demás. Hablaré de la vida. Pero no está mal lo de las recetas.



Y hoy os presento una (aclarando que esto no es un gastroblog, ya directamente os dirigo al de mi amiguete Txaber, magnífico y premiado videogastroblog, si es que eso existe). Y de cocina cocina siciliana y napolitana, porque es algo que me apasiona. La presencia de los árabes en estas regiones dejó una impronta en su cocina muy interesante.

Tuve la ocasión hace 2 años de hacer una escala en Palermo con la familia. Pude probar los arancini, etimológicamente 'naranjitas' por su aspecto, que no son más que croquetas hechas con un risoto especiado con azafrán y rellenas del clásico ragú u otros ingredientes, y deliciosas de sabor.

Pero no probé la caponata, receta que ya había practicado en casa en más de una ocasión con desiguales resultados, por lo que quería contrastar sobre todo el sabor de una caponata 'original' con la mía.

Se trata "simplemente" de una ensalada. Pero es la madre de todas las ensaladas. Leí en un País Semanal (no he conseguido encontrar la reseña electrónica), donde preguntaban a los más prestigiosos cocineros del mundo por su elección en el menú de una hipotética última cena, donde Paul Bocuse, ni más ni menos que Bocuse, eligió una caponata. Y no me sorprende. Se sabe que un gran plato tiene que agradar a los sentidos (bueno de sabor y al olfato, agradable a la vista, textura en la boca), pero dentro del sabor, primordial en la gastronomía, Bruno Oteiza mencionó en uno de sus programas, un principio básico de escuela: el equilibrio entre dulce, amargo, ácido y salado. Y la caponata lo consigue.

Si metes "caponata" en Google, la gallina de Barrio Sésamo predomina rotundamente en sus resultados. Y escondida entre las gallinas alguna referencia al plato.

Básicamente se prepara con un par de berenjenas cortadas en dados grandecitos (2-3 cm.) con su piel, desamargada con sal y peso si éste es tu gusto, y fritas en aceite de oliva (qué gran misterio la fritura de berenjenas, malditas chupagrasas). En una cazuela se echan un par de cebollas bien picadas, dos dientes de ajo picaditos, un par de pencas de apio y tres o cuatro tomates picados sin piel ni semillas. Poca sal, pimienta y fuego moderado durante 10 minutos, para que se poche bien sin que la cebolla se dore mucho. En este punto se añaden las berenjenas, un buen puñado de alcaparras de calidad, limpias y secas, otro de aceitunas verdes (he probado diferentes variedades, y me quedo con las denominadas "machacadas", conseguidas en un buen puesto de encurtidos, aunque no se que variedad utilizarán en Palermo); hay quien le añade albahaca u orégano, y corregimos de sal. Por último añadimos una buena cucharada de azúcar y un buen chorro de vinagre (yo utilizo de manzana, me parece menos agresivo que otros, Jamie Oliver en su libro recomienda de hierbas). Unos minutos a fuego moderado y probar, para corregir con vinagre y azúcar hasta conseguir el difícil equilibrio.

Se reposa hasta enfriar y a consumir, preferentemente el día siguiente, espolvoreada con perejil picado. Si me vierais ahora estoy salivando mientras escribo más que el perro de Paulov.

Probad y me contais. Tiene un sabor verdaderamente sorprendente. Es un plato colorido, aunque sobre todo destaca por su sabor.

Vaya tocho me ha quedado. Salud para todos y espero vuestras críticas.

Edito (30.04.2010): He cometido un error (frágil la memoria). Quien eligió una caponata como primer plato para su última cena fue Alain Ducasse (otro de los supergrandes de la cocina), y no Bocuse. Humano es errar. Aquí teneis el enlace: Supercocineros, elpais.com
Edito (21.05.2010): Fotos del paso a paso de mi caponata.

5 comentarios:

  1. corazón, lascagao!, has caído en la trampa, si te dejas, claro. que yo lo que quiero es probar tus recetas, o sea, tus recetas, hechas por ti, en tu terrazuqui. ¿podrá ser alguna?, que se te ve muy puesto.

    yo devolveré alguna, poro con sensilles, que mis artes culinarias son muy de andar por casa, con niños y tal.

    besitos.

    ResponderEliminar
  2. Hello Proctor!!!!!!!!!!!!!! Mola mola otro blog para seguir!! ya sigo 2!!!!!

    Oye, que de gastronomía va el asunto... un día hice un arroz con foie y queso de sabor y textura completamente orgásmica, eso sí, debía tener 10000000000 de calorías, pero esta que te cagas de bueno, y es muy rápido de hacer, un día te digo la receta y lo pruebas.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  3. Ummmm, que buena pinta, que hambre, que todo ... ¡menos ganas de hacerlo, la verdad!, que la cocina tampoco es lo mío ... Pero me apunto al banquete en vuestra terrazuqui. Besazos

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida, Sagra. Txaber tiene una similar en su gastroblog, que a mí me gustó mucho. Échale un vistazo.
    Y a tí Maite, te digo lo mismo que a tu Mariamigalamiga, dalo por hecho.

    ResponderEliminar

Con criterios completamente subjetivos, me reservo el derecho a borrar cualquier entrada que considere inadecuada.