miércoles, 2 de junio de 2010

Cuídate

El miércoles pasado asistí a la reunión de antiguos alumnos del colegio. Era la primera vez desde que finalizaran mis estudios en el centro, por diferentes motivos nunca me llegó la invitación. Esta vez, gracias a que un nutrido grupo de compañeros (y qué cojones, grandes amigos) nos reunimos periódicamente y me han informado del asunto, he decidido asistir. Y ha resultado mucho mejor que las correosas cenas y comidas de empresa. Valgan estas líneas como crónica del suceso.

Es una ocasión estupenda para divertirse si te liberas de fantasmas y prejuicios y te llenas de sentido del humor. Recordé una mediocre comedia titulada 'Romy & Michele', donde Mira Sobrino y Lisa Kudrow, dos horteras fracasadas sin talento alguno (a quién me recuerda ésto...), acuden supermaqueadas a la fiesta de antiguos alumnos de su instituto, con los más variopintos inventos sobre sus éxitos. Tienen la ocurrencia de anunciarse como las inventoras del post-it, historia que es rápidamente desmontada. Y parodiando la película, me hice pasar por CEO de Google, alma pensante del Street View, recién llegado desde Mountain View. Para rápidamente desmentirlo, como si fuera un chiste. Porque la verdad, poco importa la vida profesional de cada uno, en el terreno laboral todos somos en mayor o menor medida sobrevivientes. Me parece más interesante la vida personal, sin chismorreo. Muchos divorcios y separaciones, hijos en los más amplios márgenes de edad, algunos todavía aferrados a la soltería. El flujo inevitable del tiempo.

Excelente momento para recordar viejos tiempos, anécdotas de todo tipo, y reencontrarse con viejos amigos, los lazos que se forman en esa etapa de tu vida son fuertes. Me preguntaron varias veces: ¿tú de qué promoción eres?. No conocía la respuesta y tuve que pedir el comodín del público.

También das cuenta del paso del tiempo. Decía Lateral Zurdo que hemos entrado en la segunda parte del partido. Y es cierto. Ya he dicho en alguna ocasión que nosotros (los de sexo masculino) siempre hemos llevado las de perder. En el colegio-instituto éramos niños cuando ellas ya eran mujeres; ahora ellas siguen siendo mujeres estupendas en todos los sentidos, mientras nosotros, físicamente al menos, nos hemos deteriorado sensiblemente. Mis amigas lo desmienten, pero porque nos aprecian, que por algo nos conocemos desde la infancia. Y parece que los viejos profesores, rondando todos la edad de jubilación, hayan hecho un pacto con el diablo. Se conservan razonablemente bien. Esto me confirma que los supuestos disgustos que les dábamos no lo eran tanto, y la existencia del efecto que causa el hecho de que ellos han sido a nuestros ojos siempre adultos. Y a por otra cervecita.

Porque hay que aprovechar la invitación. Barra libre de bebidas y abundantes pinchos. Una tortilla excelente, unas empanadillas aceptables y unas croquetas mediocres (fue comentario general, a mí el puntito industrial tipo 'La Cocinera' no me disgusta). Un tiempo estupendo para disfrutar de la terraza. Sólo faltó 'Paquito el chocolatero' para convertir el evento en una boda perfecta, sin novios, sin compromisos, en camiseta y sin necesidad de hacer un caro regalo a nadie.

En definitiva una gran velada. Una experiencia que recomiendo a cualquiera. La despedida más escuchada fue "cuídate". Pues nada, eso haremos. Y nos vemos en la próxima.

5 comentarios:

  1. un rato, necesito un rato para comentar. anyway, insisto, tú no eres de los deteriorados, shaval. tú mejorao por y con la edad -aunque como me he perdido un tramo importante de tu vida, lo mismo has tenido algún tiempo más glorioso-, con aprecio o sin él -con él inevitablemente-. ya has visto que otros que sí lo están... y les queremos igual.
    besico. ya comentaré más.
    y gracias por la parte que me toca, que me toca, ¿no?.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que te toca. Y menos halagos y más críticas.

    ResponderEliminar
  3. ¿críticas? ... no fastidies, doctor, con lo bien que lo pasamos y lo rico que estaba todo.Incluyendo las croquetas industriales y esa chistorra que, junto con las 32 cañas y el gintonic y los chupitos esos rojos, me hizo reacción y me tuvo vomitando toda la noche (en casa ajena, encima)
    yo a los profes si los vi bastante venerables, la verdad, pero siempre me sorprende pensar que cuando entonces, que algunos nos dejaron huella, para bien o para mal, eran mucho más jóvenes que nosotros ahora. Eso acojona un poco ¿no?
    A nosotros, a estas alturas del partido (la jodía segunda parte, me temo) si creo que el tiempo nos ha igualado y ahora estamos todos por ahí por ahí.Gente de mediana edad con ganas de pasarlo bien. Brindo por ello (y por nosotros) También nos ha igualado con los "mayores" que a algunas (a mi, sin ir más lejos) nos molaban mucho. Alguno se me ha caído del pedestal ... jajaja. Lo siento, V. con lo que tu eras ...
    Me enrollo mucho.Que fue muy divertido, que me encanta vernos y ver que cauno es cauno, pero siempre lo pasamos bien juntos.
    A por otra cervecita y cuídate.

    ResponderEliminar
  4. coño!, que se me da mejor y, sobre todo, me resulta más rápido, lo del querer que lo del criticar... a los que quiero, claro. y como ahora no tengo ordenata y ando mendigándole al álvarez, pos difícil lo tengo. ya haré crítica cuando no tenga un hijo mirando por encima del hombro para ver si acabo pronto.

    (creo que no se me cayó naide del pedestal, naide que no lo estuviera ya).

    vejetes, pero lo pasamos bien, que es lo qe cuenta.

    ResponderEliminar
  5. No probé los chupitos rojos, pero la txistorra era buena. Siento lo de la vomitona, pero es que nos creemos que tenemos 18 añitos, y la verdad es que ya vamos para los 30 ,-)

    ResponderEliminar

Con criterios completamente subjetivos, me reservo el derecho a borrar cualquier entrada que considere inadecuada.