lunes, 7 de junio de 2010

La "amenaza" amarilla

Hoy viajamos a China. Concretamente a Shenzhen, un pequeño pueblo donde hace apenas treinta años el paisaje lo configuraba un inmenso mar de arrozales rodeando un pueblo pesquero. Hoy es uno de los mayores centros financieros y puertos comerciales del país, gracias a la inversión extranjera en empresas de tecnología. Y una de ellas es Foxconn. Hace unos días, Eduald Domenech, responsable de Inout.tv, en un viaje a Shangai para comprobar el desarrollo de hardware de sus nuevos equipos 4G, lanzaba un tweet con la siguiente frase: "China ya no es que impresione, simplemente acojona". Ya decían los Nikis aquello de 'La amenaza amarilla'. Pero hay que matizarlo.
Las cifras son mareantes: la empresa fabrica para Apple su superéxito de ventas, el iPhone. Lo habitual en nuestros días. El gigante Apple subcontrata a la gran tecnológica taiwanesa Foxconn para la fabricación de su producto, en sus factorías chinas, donde emplea a 400.000 personas. Pero espera, que Foxconn llega a los 800.000 trabajadores, porque el grupo matriz también fabrica para Sony, Microsoft y Nintendo, entre otras. Y Foxconn últimamente es muy famosa. Desde principios de año se han producido diez intentos de suicidio en la fábrica de Shenzhen, con el resultado de ocho trabajadores fallecidos. La cosa empezó el pasado mes de Julio, cuando un empleado de la fábrica se suicidó después de ser interrogado tras la pérdida de un prototipo del conocido teléfono de la manzanita (ya hubo otros sucidios anteriormente pero éste hizo saltar a la liebre). Al parecer fue interrogado con métodos "poco apropiados". Apple confirma la muerte, se muestra muy triste y compungida, espera resultados de una investigación y pide a sus proveedores 'respeto y dignidad en el trato a sus empleados'. Eso sí, ellos no están dispuestos a perder ni un céntimo de beneficios, por algo fabrican en china. Nota de prensa, problema resuelto.

Y se van sucediendo más suicidios. Unos se cortan las venas, otros se envenenan, hay quien opta por colgarse en los baños... los más son menos creativos y saltan desde las ventanas. Un avispado periodista chino decide infiltrarse en la empresa para averiguar de primera mano lo que está pasando. Relata abusos físicos y psíquicos a los empleados, míseros salarios; horarios y condiciones de trabajo extenuantes; contacta con un empleado que después de seis meses de trabajo no conoce el nombre de sus compañeros de dormitorio (al parecer también duermen en la propia empresa) incapaz de comunicarse con nadie tras finalizar su agotadora jornada laboral.

Foxconn intenta quitarle hierro al asunto, y comenta que su índice de suicidios es 'estadísticamente razonable en una empresa de esas dimensiones'. Pero la noticia está en todas partes. Interviene, cómo no, San Steve Jobs, renacido de sus cenizas tras un cáncer de páncreas y un transplante hepático, quien tras un 'no somos responsables', anuncia que investigará las condiciones laborales en la fábrica china.

El cliente es el cliente (super-mega-maxi-cliente), y Foxcomm empieza a dar pasitos. Promete instalar redes de seguridad en los edificios y construcción de instalaciones deportivas y culturales para los trabajadores. Ante la presión de los medios decide ir más allá: contratar monjes budistas para que ahuyenten la mala suerte que supuestamente sufre la empresa y 2.000 psiquiatras y consejeros psicológicos para intentar detener la ola de suicidios. Los psiquiatras cobrarán un salario anual de entre 25.000 y 75.000 dólares al año, cuando los trabajadores de las fábricas de la firma cobran un sueldo base anual de unos 1.750 dólares. Espeluznante.

La indignación que provocan estas noticias obligan a la empresa a prometer un incremento de salario de un 30% apartir de Julio, pero los suicidios continuan. Y hoy promete un nuevo incremento salarial 66% a partir de octubre, lo que significa que el sueldo base mensual de un operario alcanzará entonces los 245 euros (110 actualmente). Según la empresa, esto permitirá a los trabajadores hacer menos horas extra y por lo tanto reducir significativamente su estrés. El beneficio global del grupo podría verse reducido en un tercio, y las acciones de Hon Hai Precision Industry (matriz de Foxconn), se desplomaron un 5,62% en la Bolsa de Taiwan.

Mientras, San Jobs aununciará esta tarde en el WWDC 2010 su iPhone 4G, mientras el iPad, artilugio de dudosa utilidad, está agotado por la gran demanda en medio mundo. Notición para mañana en todos los blogs tecnológicos, y presumiblemente subida en bolsa de Apple. Estamos jodidos.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Para perro: que la empresa se aprovecha de periodos de crisis para "apretar" al currante, aquí y en todo el mundo, de todos es sabido. Que una macromultinacional utilice la TORTURA con sus empleados, es cosa bien distinta. Y como es en China, no pasa nada.

    ResponderEliminar
  3. Estamos jodidos. Pero unos mucho más que otros, como siempre ¿se puede hacer algo? ¿lo qué? ¿cómo?

    ResponderEliminar

Con criterios completamente subjetivos, me reservo el derecho a borrar cualquier entrada que considere inadecuada.