martes, 8 de junio de 2010

Lipoatrofia semicircular

La enfermedad laboral de moda. Por las consultas realizadas por algunos compañeros de trabajo y empresas clientes, que exigen su estudio específico en los exámenes de salud laboral a sus empleados, en esta entrada recopilo información suficiente sobre esta patología. Me consta la existencia de casos reconocidos en empresas como AENA, TRAGSA, y algunos bancos. La fiebre ha pasado a la mediana empresa, pero desde mi punto de vista está sobrediagnosticada, como sucedió hace algunos años con la famosa enfermedad de Lyme (el único caso que yo conozco es el que vi en un episodio de House). La consulta a los técnicos de prevención no suele dar grandes resultados, porque las evaluaciones ergonómicas son muy básicas, cuando no inexistentes.
En ausencia de protocolo específico de evaluación y actuación del Consejo Interterritorial, recomiendo la aplicación del protocolo publicado por la Generalitat de Catalunya, impecable.

Definición:
Lipoatrofia semicircular (LS). Atrofia del tejido adiposo subcutáneo, con predominio localizado en cara anterolateral de muslos y antebrazos, en ocasiones también en abdomen; unilateral o bilateral. Relacionada directamente con los edificios de oficinas nuevos y modernos, así como con los nuevos entornos de trabajo.

Historia:
1974. Relacionada por primera vez con edificios en tres pacientes, por dos médicos alemanes, Gschwandtner y Munzberger.
1981. Aparece en Reino Unido, descrita por dos dermatólogos del ST. Bartholomew´s Hospital, de Londres (Karkavitsas y Millar). Publicado en el British Journal of Dermatology.
1981 – actualidad. Descritos nuevos casos en Bélgica, Italia, Francia…
2007. Primeros casos en España. Reconocida por la Generalitat como accidente laboral. Actualmente no se encuentra en el listado de enfermedades profesionales.

Incidencia y prevalencia:
Desconocida en la actualidad dados los pocos estudios realizados. Es una enfermedad rara, parece haber una mayor incidencia en el sexo femenino. De predominio absoluto en personal con labores administrativas en entornos ofimáticos, se ha descrito algún caso en personal de limpieza.

Etiología:
Aunque la causa concreta sigue siendo desconocida, los campos electromagnéticos, la electricidad estática, la humedad relativa y los hábitos posturales por microtraumatismos con los bordes de los tableros de las mesas, juegan un papel en este fenómeno.

Clínica:
Disminución del tejido celular subcutáneo (1 a 5 mm. de depresión) en cara anterolateral de muslos formando un semicírculo de 5 a 20 cm. de longitud a una altura de unos 70-75 cm del suelo, distancia que coincide con la altura media de los muebles de oficina. Piel íntegra. Sin dolor ni sintomatología acompañante.

Diagnóstico:
Siempre por exploración clínica mediante observación directa de las lesiones, si es necesario con apoyo de luz indirecta. La ecografía es innecesaria. En ausencia de otras causas de atrofia de etiología conocida valorar factores de riesgo presentes en el entorno de trabajo: electricidad estática, baja humedad, presencia de muebles con elementos metálicos que hagan de conductores (los objetos metálicos tienen la facultad de acumular electrones en las partes extremas o periféricas de las materias, como patas metálicas de la mesa, cajoneras, soportes, estanterías metálicas, etc.), y por último hábitos de trabajo (posturales) de riesgo.

Diferencial:
Otras causas de atrofias y paniculitis conocidas: lupus eritematoso, esclerodermia, atrofia por inyección local de insulina, esteroides, atrofia por antirretrovirales.

Tratamiento y pronóstico:
Absolutamente benigna y reversible, cura con cambios ergonómicos en el entorno laboral, en 2 o 3 meses , con un límite de 6, en más de un 85% de los casos.

Referencia bibliográfica:
Excelente estudio técnico sobre la etiopatogenia de la Dra. Gloria Cruceta
Revista de la Academia Europea de Dermatología
Protocolo específico de actuación de los departamentos de trabajo y salud de la Generalitat de Catalunya (pdf).

5 comentarios:

  1. Ya te vale...
    Es increible lo que trabajas, cada día mas para que luego te quejes.
    En Cataluña si esta reconocida como enfermedad laboral, ¿les dan la baja médica?

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga y compañera de cama (en noches alternas): para que una patología sea enfermedad profesional debe estar recogida en la lista oficial de enfermedades profesionales, segun Real Decreto 1299/2006, además de existir una relación de causalidad entre la condición laboral y la patología estudiada. Al no ser el caso, y por su probable origen laboral, la contingencia se cataloga como accidente de trabajo (es el mismo caso de un IAM en un directivo estresado, por ejemplo). Además el R.D. citado es norma, lógicamente, para todo el estado. La baja no es obligada, si es factible el cambio en las condiciones ergonómicas laborales que condicionan las lesiones.

    ResponderEliminar
  3. ¿y a los chicos, aunque os pase menos, se os queda la muslá igual de requetelinda?, quiero fotos ilustrativas, coño!. siempre las mujeres, hombre ya. he dicho.

    ResponderEliminar
  4. He estado buscando y todas las imágenes que aparecen en la red son de mujeres. La enfermedad predomina en mujeres con una razón superior a 5,6:1

    ResponderEliminar
  5. lo de razón superior, mola. no en el contexto, pero mola.

    ResponderEliminar

Con criterios completamente subjetivos, me reservo el derecho a borrar cualquier entrada que considere inadecuada.